Guía de maridaje de vinos para la cena de Navidad

Sin duda es la época del año para disfrutar y compartir una buena botella de tinto.

Cosas importantes que hay que saber a la hora de elegir un vino tinto para Navidad

  • Cuidado con los taninos – La comida festiva suele ser bastante intensa, con múltiples sabores, especias y texturas, así como con una importante cantidad de grasa. Los taninos se unen a estos compuestos y si un vino es demasiado tánico no será una sensación agradable. Así que opte por vinos con taninos medios y más maduros. O bien, vinos que tengan muchos taninos pero que se hayan suavizado con un envejecimiento prolongado. Reserve los tintos potentes para texturas fuertes pero magras, como la carne asada o el atún guisado.
  • Si busca un vino para hacer vino caliente casero, elija un estilo de cuerpo medio que tenga sabores frutales pero también herbáceos. Esto hará que la bebida sea más agradable y compleja. Piensa en Merlot o Cabernet Franc, más que en Garnacha.
  • Una de las equivocaciones más comunes a la hora de servir tintos es servirlos demasiado calientes. Esto significa que, en realidad, hay que enfriarlos bien. Los tintos de cuerpo ligero y medio deben servirse a 12-16°C (54-61°F), mientras que los tintos con más cuerpo deben servirse a 15-18°C (59-65°F).
  • El precio no siempre es importante: aunque puede ser un indicador de calidad, a veces (a menudo) también está condicionado por la disponibilidad, el posicionamiento de la marca y las presiones del mercado.

Las cenas de Navidad son el mejor momento para probar nuevos vinos con las recetas favoritas de siempre. ¿Habrá jamón, pavo, ganso o costillas? Si está buscando nuevas opciones de vino para complementar su comida navideña, no busque más; eche un vistazo aquí.

Vinos para servir con jamón

Los jamones horneados, ahumados o con miel piden vinos con una pizca de dulce. Un Riesling alemán con un toque de azúcar residual, de estilo más ligero y con un poco menos de alcohol, se subirá al carro del maridaje del jamón con una gran cantidad de acidez agradable para la comida y un atractivo para el paladar. Los Rieslings alsacianos tienden a aportar más cuerpo, bastante menos azúcar y un perfil de paladar más rico que sus primos alemanes y son capaces de manejar una amplia gama de opciones con temática de cerdo con un vino centrado en el peso y la presencia de maridaje. Los vinos tintos que pueden acompañar al jamón tienden a ser más ligeros de cuerpo y de estilo en general. El Beaujolais, el Pinot Noir (especialmente el de Borgoña o el del Valle del Río Ruso de California) y la uva española Tempranillo suelen presentar taninos sutiles con un perfil de maridaje más fácil.

  • Vinos tintos para el jamón: Beaujolais Nouveau, Pinot Noir, Zinfandel, Tempranillo.
  • Vinos blancos para el jamón: Riesling y Gewurztraminer.

Vinos para servir con pavo

El pavo, por sí solo, presenta un maridaje bastante sencillo, pero ¿quién come realmente pavo solo? El relleno de hierbas, las verduras asadas, las ricas salsas y una serie de sabrosas guarniciones se las arreglan para acompañar al ave. Son estas guarniciones y salsas las que hay que tener en cuenta a la hora de elaborar los mejores maridajes. El Sauvignon Blanc es sin duda uno de los mejores vinos blancos para el pavo y las guarniciones saladas, ya que suele aportar sus propios tonos herbáceos a la mesa.

  • Vinos tintos para el pavo: Pinot Noir, Zinfandel, Syrah/Shiraz, Beaujolais Nouveau.
  • Vinos blancos para el pavo: Sauvignon Blanc, Viognier, Riesling, Gewurztramine.

Vinos para servir con pato

Cuando se trata de maridar vinos con pato, hay que tener en cuenta su perfil graso único y el carácter jugoso innato de la carne. Los vinos de Francia tienen una larga e histórica asociación de maridaje con una variedad de preparaciones de pato. A medida que los alimentos locales maridados con vinos locales se ponen de moda, existe una sinergia subyacente entre los maridajes regionales “históricos” y los vinos tintos de Borgoña, Burdeos, así como los tintos del Valle del Ródano, soportarán los elementos del pato asado, ahumado o estofado. Si el pato se sirve con una salsa a base de frutas, el maridaje se orientará hacia los vinos blancos. El Gewurztraminer, el Riesling y el Sauternes dejarán su huella en los perfiles de maridaje de pato con temática frutal.

  • Vinos tintos para el pato: Zinfandel, Borgoña Rojo, Tempranillo.
  • Vinos blancos para el pato: Gewurztraminer, Sauternes.

Vinos para acompañar la costilla

Las costillas de cerdo son un buen acompañamiento para una gran variedad de vinos tintos. Un Cabernet Sauvignon californiano, un divertido Zinfandel de Lodi, un rústico Tempranillo de España, un refinado tinto de Burdeos, un Barbaresco o un Barolo de Italia… todos estos varietales pueden mezclarse con una rebanada de costilla y aportar sutiles matices al maridaje dependiendo de las raíces regionales. A los vinos blancos les costará seguir el ritmo, pero si se ve en apuros y debe aventurarse a probar las uvas blancas, pruebe un Borgoña blanco (Chardonnay) a toda máquina para seguir el ritmo de las ricas texturas y las mayores proporciones de proteínas y grasas.

  • Vinos tintos para la costilla: Cabernet Sauvignon, Zinfandel, Shiraz, Tempranillo, Carmenere, Malbec, Merlot, mezclas de Burdeos, mezclas del Valle del Ródano, Barolo, Barbaresco.
  • Vinos blancos para la costilla: Por lo general, los vinos blancos tienen dificultades para soportar los sabores fuertes de las carnes rojas, por lo que, aunque es posible disfrutar de los vinos blancos con las carnes rojas, puede ser difícil encontrar una combinación perfecta.

Compartir

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email
Pinterest

Bienvenido Global wine

Formulario de inicio de sesion


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altimaxzeptom/public_html/globalwine.app/wp-includes/functions.php on line 5275