Maridaje de vino y queso

El queso marida bien con el vino por su salinidad, cremosidad y grasa que envuelve la boca.
En el siguiente artículo se dan a conocer los diferentes vinos que se pueden maridar con quesos duros, blandos, azules o de cabra en función de los taninos, la acidez y otros factores.

Vino y queso duro

Los quesos con un contenido de humedad inferior al 50% se denominan quesos duros. El Gouda, el Parmesano, el Provolone, el Pecorino, el Parmigiano-Reggiano, el Cheddar añejo, el Colby y el Marble son ejemplos notables de quesos duros. Los expertos consideran que estos son quesos versátiles que combinan bien con varios tipos de vino sin exhibir sabores contradictorios.

Con notas sofisticadas de nueces, sal y umami, los quesos maduros son en su mayoría picantes. Por eso la combinación de quesos maduros con un vino ácido ofrece un maridaje tan agradable. También es aconsejable maridar este tipo de productos lácteos maduros con vinos añejos. Además, si el queso maduro tiene un olor desagradable, el truco es elegir un vino afrutado.

Estos son los vinos que maridan bien con los quesos duros:

  • Prosecco
  • Chardonnay
  • Tempranillo
  • Alsacia
  • Pinot Gris
  • Zinfandel
  • Vinos de postre

Vino y queso blando

Elaborados normalmente con leche de oveja, cabra o vaca, los quesos de pasta blanda son quesos sin madurar. El Brie, el Feta, el Camembert y el Chèvre son buenos ejemplos. Son fáciles de untar y van bien con tintos afrutados y rosados. Las botellas de cuerpo ligero complementan el aroma suave y los sabores picantes de estos productos lácteos.

En general, los quesos blandos se degustan mejor con vinos blancos jóvenes. A menudo se describen como cremosos y mantecosos, y se adaptan bien a los vinos ácidos, ya que éstos ayudan a cortar la grasa. Cuando se combinan con champán, algunos quesos blandos pueden producir también un sabor tostado.

Vinos que combinan bien con estos productos lácteos blandos:

  • Gamay
  • Cabernet Sauvignon
  • Riesling
  • Châteauneuf-du-Pape
  • Gewürztraminer
  • Chablis
  • Champagne
  • Chardonnay

Vino y queso azul

Uno de los quesos de élite elaborados con leche de vaca, oveja o cabra, tiene una rica fragancia de la levadura alrededor del “queso azul”. El azul danés, el gorgonzola, el stilton, el roquefort y el cabrales son buenos ejemplos de este conjunto de quesos picantes.

Dado el fuerte aroma que define a estos quesos, funcionan bien cuando se combinan con vinos de postre. Las opciones que refrescan el paladar, como el vino helado, son excelentes para cortar las notas densas pero fragantes.

Los tintos ligeramente afrutados funcionan con los quesos azules jóvenes, pero las botellas ricas en taninos pueden arruinar el sabor por completo. Los vinos dulces y cremosos con sabor a frutas tropicales también son una buena elección. El truco está en complementar la salinidad del lácteo con los taninos del vino.

Entre los mejores vinos que complementan este lácteo se encuentran los siguientes:

  • Oporto
  • Tokaji
  • Sauternes
  • Monbazillac
  • Sauvignon Sémillon

Vino y queso de cabra

Llamado chèvre en francés, el queso de cabra se encuentra en variedades blandas o duras según su elaboración. El Rubbing, el Holy Goat, el Chabis, el Tesyn, el Bucheron, el Yagi y el Hombdolt Fog son ejemplos populares de maridaje de quesos que entran en esta categoría.

Los sommeliers recomiendan vinos con una acidez fresca para complementar una variedad de productos lácteos de cabra fermentados. También se pueden combinar tintos afrutados, ya que combinan bien con el aroma funky de esta categoría de lácteos. Además, los quesos curados de esta categoría complementan los vinos maduros, así como los rosados secos.

Algunos vinos que acompañan perfectamente estas delicias lácteas son:

  • Pinot Grigio
  • Sauvignon Blanc
  • Rueda
  • Côtes de Gascogne
  • Beaujolais
  • Riesling
  • Gruner Vetliner

Maridajes de vino y queso más populares

Una regla general es que el vino blanco combina mejor con quesos variados que el tinto. Mientras que los quesos salados van con vinos moderadamente ácidos, vinos dulces y se suelen maridar con vinos fuertemente ácidos.

Algunos maridajes de queso y vino son:

  • Cheddar: Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot, Malbec.
  • Brie: Pinot Noir, Beaujolais, Champagne, Chenin Blanc, Riesling.
  • Stilton: Tawny Port, Sauvignon Blanc, Riesling seco.
  • Camembert: Chablis, Chardonnay, Champagne.
  • Feta: Sauvignon Blanc, Pouilly-Fumé, Sancerre, Rosé.
  • Chévre: Rueda, Côtes de Gascogne, Gruner Vetliner.
  • Roquefort: Sauternes, Jerez, Sauvignon Blanc.
  • Parmigiano-Reggiano: Espumoso, Pinot Grigio, Marsanne, Roussanne.
  • Mozzarella: Pinot Grigio, Chianti, Sangiovese.
  • Gorgonzola: Marsala, Pinot Bianco, Gavi, Riesling.
  • Parmesano: Pinot Grigio, Pinot Blanc, Riesling, Gewurztraminer.

Dado que los quesos de ciertas regiones geográficas, como Francia, conllevan un proceso de calificación que se asemeja a la clasificación de los vinos, puede probar un vino y un queso de la misma región para explorar su terroir. Un ejemplo notable es el maridaje del queso Pecorino Toscano con un Chianti Classico.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on pinterest
Pinterest
0
    Carrito de compras
    Tu carrito esta vacioRegresar a la tienda

    Bienvenido Global wine

    Formulario de inicio de sesion